Back to Curso

Introducción a las inyecciones contra C0V¡D

0% Complete
0/0 Steps
  1. Introducción
    Etapas para ser considerado Vacuna Normativa de ANMAT
    1Tema
  2. Significado de Vacuna Segura y Ética
    4Temas
  3. Posible Daño a la Fertilidad Humana
  4. Historia de Vacunas y Epidemias
    Tipos de Vacunas
  5. Pandemia la Historia se repite
  6. Vacunas La Historia Real
  7. La Verdad sobre la Vacuna del la Polio
    2Temas
  8. Síntesis del Fraude con las vacunas
  9. Las vacunas ya han sido usadas para esterilizar y controlar la población
  10. Inseguridad de las Vacunas
  11. Coronavirus
    Inmunidad de Grupo o Rebaño y el Mito de los Laboratorios
  12. Las inyecciones contra C0V¡D no previenen la transmisión viral y pueden acelerar la evolución de cepas más virulentas
  13. Coronavirus y vacunas para financiar la carrera de armas biológicas
  14. Coronavirus potenciado en laboratorio
    1Tema
  15. Las Vacunas contra el coronavirus han fallado durante décadas
  16. Premio Nobel en Medicina confirma Coronavirus fabricado en Laboratorio
  17. Coronavirus, Ley de Prep, plan para vacunación masiva
  18. Cuarentenas, Máscaras y Test PCR
    30 estudios demostrando que las cuarentenas no dan los resultados esperados
  19. Estudios demuestran porque fallan los test PCR causando tantos falsos positivos
    1Tema
  20. Máscaras crean serios riesgos y no protegen
    2Temas
  21. No son Vacunas, son Inyecciones de Terapias Génicas
    El ARNm de las inyecciones pueden ingresar al núcleo y modificarnos geneticamente
  22. Peligros de nanoparticulas en vacunas contra coronavirus de Pfizer y Moderna (PEG)
  23. Peligros de la Mejora Dependiente de Anticuerpos, ADE, de estas inyecciones
  24. El Foro Económico Mundial (WEF) El Gran Reseteo
    Los Creadores de esta falsa Pandemia proponen el "Gran Reinicio" una 4ta. Revolución Industrial

ALERTA A LAS AUTORIDADES POR POSIBLE DAÑO DE LAS VACUNAS COVID-19 EN LA REPRODUCCIÓN HUMANA

Diversas voces cualificadas de investigadores científicos y médicos, están advirtiendo a la comunidad internacional del peligro que entrañan las vacunas contra COVID-19 y han solicitado a las autoridades de la FDA y de la Agencia Europea del Medicamento que se detengan de inmediato los ensayos clínicos de fase III de las vacunas que contienen ARNm de la proteína de la espiga (S o “Spike”) del virus SARS-CoV-2 33 .

Daño potencial al desarrollo embrionario y de la placenta

Una de las razones de este pedido urgente se basa en que la proteína S del virus SARS-CoV-2, contra la cual los fabricantes de vacunas compiten para desarrollar en una vacuna, guarda una gran similitud genética y proteica (es decir, es altamente homóloga en la secuencia de los nucléotidos y de los aminoácidos) con dos proteínas humanas codificadas por genes localizados en los cromosomas 7 y 6, las llamadas Sincitina-1 y Sincitina- 2, respectivamente. En otras palabras, las vacunas contra COVID-19 introducen la proteína de la espiga del virus SARS-CoV-2 como supuesto antígeno para desencadenar la respuesta inmunitaria, pero esta proteína viral cual comparte alta similitud genética y proteica con dos proteínas humanas, Sincitina-1 y Sincitina-2.

Las sincitinas se expresan de manera fisiológica durante el embarazo: intervienen en la fusión entre el óvulo y el espermatozoide; en el desarrollo de la placenta, la diferenciación del embrión, el implante del embrión en el útero materno y la inmunosupresión del sistema inmunitario de la madre para impedir el rechazo alogénico del embrión 34.

Por el parecido entre las sincitinas y la proteína espiga del SARS-CoV-2, los anticuerpos inducidos con cualquiera de las vacunas contra COVID-19 podrían desencadenar una reacción cruzada contra las sincitinas, provocando efectos secundarios alérgicos, citotóxicos y/o autoinmunes que afecten la salud y la reproducción humana.

Las vacunas de ARNm tienen la capacidad potencial de modificar el ADN humano por el mecanismo de silenciamiento de genes mediado por los ARN de interferencia. Mediante el uso de oligonucleótidos antisentido inhibidores, se pudo silenciar el gen sincitina. Cuando el ARNm del gen o la cantidad de proteína sincitina disminuyen, se producen defectos graves en la placenta, mala diferenciación del trofoblasto humano y disfunción vascular placentaria, lo que conduce a la pérdida de la gestación.

Las empresas que desarrollan las vacunas contra COVID-19 no están actuando de manera ética ni responsable, porque no realizan los estudios de seguridad en los modelos animales adecuados, no están respetando los tiempos necesarios para detectar efectos adversos a mediano y largo plazo y además, no van a proporcionar la información acerca de la verdadera composición, la que consideran “confidencial”.

Es importante destacar que hay autores que señalan que los genes sincitina están presentes en los seres humanos y en primates del Viejo Mundo y difieren de los genes env que están presentes en roedores. En este sentido, no se puede sacar información del impacto la la vacuna de ARN en la reproducción de los ratones a partir de los ensayos pre-clínicos de las vacunas de ARNm que se realizaron sólo en ratones y hámsters. Estos estudios se publicaron sin revisión por pares, después de haber iniciado los ensayos clínicos de fase 1 y 2 con los seres humanos. Acerca de los daños en la reproducción humana que pudieran ocasionar las vacunas contra COVID-19, sólo se podría obtener información valiosa a partir de ensayos pre-clínicos que se realicen con primates, ya que estos animales que comparten los genes sincitina con el ser humano.

Pero los ensayos ya se están haciendo directamente en seres humanos y los voluntarios no están siendo debidamente informados de todos los riesgos que conlleva la vacunación. Al adelantar y acortar las fases experimentales las empresas están trasladando el riesgo de los animales a los seres humanos, usando a las personas como modelos de desafío animal.

Por otra parte, las cláusulas de confidencialidad que han sido concedidas por los gobiernos a las empresas que desarrollan estas vacunas no nos permitirán saber con certeza si las vacunas que introducen ARN modificados tienen función de interferencia (ARNi) y si pueden dirigirse contra sitios específicos a lo largo de la transcripción de ARN de un gen, en este caso, las sincitinas humanas, por la alta similitud que comparten en la secuencia.

Las consecuencias de inocular genes extraños con las vacunas contra COVID-19 pueden resultar catastróficas para el destino de la humanidad, si se tiene en cuenta papel de las proteínas de envoltura HERV (sincitinas) en la fisiología humana y sus posibles efectos patogénicos en varios tipos de cánceres y de trastornos autoinmunes.

Daño potencial al testículo por depósito de anticuerpos

Desde la aparición del brote del Síndrome Respiratorio Agudo Severo (SARS-CoV-1) del 2002 en Guandong, China y del brote de MERS en 2012 en Arabia Saudita, se sabe que los coronavirus de tipo SARS dañan múltiples órganos y se 10 of 14 ha demostrado el daño irreversible que provoca en el sistema reproductivo masculino 35. El impacto de la infección por el nuevo SARS-CoV-2 sobre la fertilidad masculina también ha sido recientemente demostrado 36.

El daño testicular provocado por el SARS-CoV-2 se explicaría por la alta expresión del receptor ACE2 (homólogo de la enzima convertidora de angiotensina 2) en la gónada masculina. El receptor de alta afinidad de la proteína viral Spike (S) sería la enzima ACE2 que tiene expresión mayoritaria en testículo, y también en ovarios y embrión, y desempeña una función primordial en la reproducción humana 37, 38, 39, 40

Se demostró recientemente que la expresión de ACE2 se detecta principalmente en enterocitos, túbulos renales, vesícula biliar, cardiomiocitos, células reproductoras masculinas, trofoblastos placentarios, células ductales, ojos y vasculatura. En el sistema respiratorio, la expresión fue muy limitada, con poca o ninguna expresión en un subconjunto de células y tan sólo en unos pocos individuos, confirmando que la enzima ACE 2 no se encuentra expresada en pulmón 41.

La orquitis autoinmune es una complicación demostrada del SARS-CoV. En los pacientes que han pasado por una infección COVID-19 natural, de curso leve o moderado, no se observan secuelas ni daño en los testículos ni la calidad del semen, pero si se deben seguir y evaluar las funciones reproductivas en pacientes varones con COVID-19 severo recuperados 42.

Los cambios patológicos que se observaron en los testículos de pacientes que murieron de SARS y MERS sugirieron que el virus causaba epididimitis y orquitis autoinume (intensa inflamación testicular causada por la respuesta inmune celular y los anticuerpos).

Se ha podido observar extensa destrucción de las células germinales, con pocos o sin espermatozoides, con la membrana basal engrosada, fibrosis peritubular, infiltración de linfocitos y macrófagos, congestiones vasculares, y anticuerpos autoinmunes: depósitos de IgG muy extensa en el epitelio seminífero, el intersticio, células germinales degeneradas y las células de Sertoli, todo lo cual indica que es la respuesta inmune específica contra el virus la causa principal del daño testicular, ya que no se encontraron virus SARS en los testículos. No se detectaron secuencias del genoma del SARS en los testículos afectados, se pudo comprobar que los coronavirus no ingresan a los túbulos seminíferos ni se detectan en muestras de semen 44, 45, lo que sugiere que el impacto en los testículos se debe a la respuesta inmune contra la proteína Spike (S) del SARS-CoV, por el depósito de las inmunoglobulinas.

Por estos hallazgos, antes de aprobar una inoculación masiva en la población con cualquiera de las vacunas contra COVID-19, resulta necesario evaluar en los ensayos clínicos a mediano y largo plazo que la respuesta inmue inducida por las vacunas no van a causar epididimitis, orquitis y/o puedan provocar infertilidad por depósito de los anticuerpos en el tejido testicular.

A estos antecedentes médicos y científicos nos referimos, principalmente, cuando alertamos que la inmunización con vacunas contra COVID-19 pueden afectar la fertilidad. El derecho a la descendencia no puede verse afectado por ninguna terapia preventiva experimental y ese derecho lo tienen que garantizar las empresas, pero dados los tiempos reducidos de desarrollo de estas vacunas, no están permitiendo de manera adecuada la evaluación y el registro de los efectos adversos a mediano y largo plazo.

En síntesis, al igual que todos los científicos internacionales sin conflictos de intereses, me veo obligada a alertar que si los gobiernos quieren implementar una vacunación experimental masiva y obligatoria en la población con vacunas que no han cumplido las fases experimentales y que son aprobadas con protocolos “de emergencia”, están siendo cómplices de posibles delitos de contra la humanidad, debido a que estas plataformas terapéuticas “novedosas” encierran implícitos y ocultos en sus diseños los mecanismos más ampliamente aceptados de silenciamiento de genes inducido mediante ARN inhibidores, cuyos efectos son de pleno conocimiento para la comunidad científica internacional y sin embargo están siendo minimizados por las farmacéuticas, cuando deberían ser evaluados antes de la autorización comercial de estas vacunas.

Las consecuencias de inocular estos genes extraños en la población con las vacunas contra COVID-19 pueden resultar catastróficas para el destino de la humanidad, si se tiene en cuenta papel de las proteínas sincitinas en la fisiología humana y sus posibles efectos patogénicos en varios tipos de cánceres y de trastornos autoinmunes como la Esclerosis Múltiple 46, 47, la Esclerosis Lateral Amiotrófica 48, 49, 50 y la Diabetes tipo 1 51.

Referencias:

  • 33 Wodarg W and Yeadon M. Petition to European Medicines Agency Committee for human medicinal products (CHMP) COVID-19 EMA pandemic Task Force (COVID-ETF) Domenico Scarlattilaan 61083 HS Amsterdam The Netherlands. December 1, 2020. https://2020news.de/wp-content/uploads/2020/12/Wodarg_Yeadon_EMA_Petition_Pfizer_Trial_FINAL_01DEC2020_EN_unsigned_with_Exhibits.pdf
  • 34 ASOMBROSA sIMILITUD ENTRE LAS SINCITINAS HUMANAS Y LA PROTEINA ESPIGA DEL SARS-COV-2: PORQUÉ LAS VACUNAS CONTRA COVID-19 PODRÍAN AFECTAR LA FERTILIDAD. https://cienciaysaludnatural.com/las-vacunas-contra-covid-19-podrian-afectar-la-fertilidad/
  • 35 Orchitis: A Complication of Severe Acute Respiratory Syndrome (SARS). Jian Xu, Lihua Qi, Xiaochun Chi, et al. Biology of Reproduction, Volume 74, Issue 2, 1 February 2006, Pages 410–416, https://doi.org/10.1095/biolreprod.105.044776
  • 36 Could SARS-CoV-2 affect male fertility? Vishvkarma R, Rajender S. Andrologia. 2020 Oct;52(9):e13712. doi: 10.1111/and.13712. Epub 2020 Jun 23. PMID: 32578263; PMCID: PMC7361071. https://www.ncbi.nlm.nih.gov/pmc/articles/PMC7361071/
  • 37 Angiotensin-converting enzymes play a dominant role in fertility. Pan PP, Zhan QT, Le F, Zheng YM, Jin F. Int J Mol Sci. 2013 Oct 21;14(10):21071-86. doi: 10.3390/ijms141021071. PMID: 24152441; PMCID: PMC3821659. https://www.ncbi.nlm.nih.gov/pmc/articles/PMC3821659/
  • 38 A human homolog of angiotensin-converting enzyme. Cloning and functional expression as a captopril-insensitive carboxypeptidase. Tipnis SR, Hooper NM, Hyde R, Karran E, Christie G, Turner AJ. J Biol Chem. 2000 Oct 27;275(43):33238-43. doi: 10.1074/jbc.M002615200. PMID: 10924499. https://www.jbc.org/content/275/43/33238.full.pdf
  • 39 A Novel Angiotensin-Converting Enzyme–RelatedCarboxypeptidase (ACE2) Converts Angiotensin I to Angiotensin 1-9. Mary Donoghue, Frank Hsieh, Elizabeth Baronas et al. Circulation Research. 2000;87:e1–e9. Originally published 1 Sep 2000 https://doi.org/10.1161/01.RES.87.5.e1
  • 40 Immunology of COVID-19: Current State of the Science. N. Vabret, G.J.Britton,C Gruber et al. Immunity 52, June 16, 2020 ª 2020 https://doi.org/10.1016/j.immuni.2020.05.002
  • 41 The protein expression profile of ACE2 in human tissues. Hikmet F, Méar L, Edvinsson Å, Micke P, Uhlén M, Lindskog C. Mol Syst Biol. 2020 Jul;16(7):e9610. doi: 10.15252/msb.20209610. PMID: 32715618; PMCID: PMC7383091 https://pubmed.ncbi.nlm.nih.gov/32715618/
  • 42 A human homolog of angiotensin-converting enzyme. Cloning and functional expression as a captopril-insensitive carboxypeptidase. Tipnis SR, Hooper NM, Hyde R, Karran E, Christie G, Turner AJ. J Biol Chem. 2000 Oct 27;275(43):33238-43. doi: 10.1074/jbc.M002615200. PMID: 10924499. https://pubmed.ncbi.nlm.nih.gov/10924499/
  • 43 Is there an impact of the COVID-19 pandemic on male fertility? The ACE2 connection. Younis JS, Abassi Z, Skorecki K. Am J Physiol Endocrinol Metab. 2020 Jun 1;318(6):E878-E880. doi: 10.1152/ajpendo.00183.2020. Epub 2020 May 18. PMID: 32421367; PMCID: PMC7276979. https://pubmed.ncbi.nlm.nih.gov/32421367/
  • 44 scRNA-seq Profiling of Human Testes Reveals the Presence of the ACE2 Receptor, A Target for SARS-CoV-2 Infection in Spermatogonia, Leydig and Sertoli Cells. Wang Z, Xu X. Cells. 2020 Apr 9;9(4):920. doi: 10.3390/cells9040920. PMID: 32283711; PMCID: PMC7226809. https://www.ncbi.nlm.nih.gov/pmc/articles/PMC7226809/
  • 45 Assessment of SARS-CoV-2 in human semen-a cohort study. Holtmann N, Edimiris P, Andree M, Doehmen C, Baston-Buest D, Adams O, Kruessel JS, Bielfeld AP. Fertil Steril. 2020 Aug;114(2):233-238. doi: 10.1016/j.fertnstert.2020.05.028. Epub 2020 May 29. PMID: 32650948; PMCID: PMC7256599. https://www.ncbi.nlm.nih.gov/pmc/articles/PMC7256599/
  • 46 The aliens inside us: HERV-W endogenous retroviruses and multiple sclerosis. Dolei A. Mult Scler. 2018 Jan;24(1):42-47. doi: 10.1177/1352458517737370. PMID: 29307292. https://pubmed.ncbi.nlm.nih.gov/29307292/
  • 47 Human endogenous retroviruses and multiple sclerosis: innocent bystanders or disease determinants? Antony JM, Deslauriers AM, Bhat RK, Ellestad KK, Power C. Biochim Biophys Acta. 2011 Feb;1812(2):162-76. doi: 10.1016/j.bbadis.2010.07.016. Epub 2010 Aug 6. PMID: 20696240; PMCID: PMC7172332. https://www.ncbi.nlm.nih.gov/pmc/articles/PMC7172332/pdf/main.pdf
  • 48 Humoral immunity response to human endogenous retroviruses K/W differentiates between amyotrophic lateral sclerosis and other neurological diseases. Arru G, Mameli G, Deiana GA, Rassu AL, Piredda R, Sechi E, Caggiu E, Bo M, Nako E, Urso D, Mariotto S, Ferrari S, Zanusso G, Monaco S, Sechi G, Sechi LA. Eur J Neurol. 2018 Aug;25(8):1076-e84. doi: 10.1111/ene.13648. Epub 2018 May 14. PMID: 29603839. https://pubmed.ncbi.nlm.nih.gov/29603839/
  • 49 Retroviruses and amyotrophic lateral sclerosis. Alfahad T, Nath A. Antiviral Res. 2013 Aug;99(2):180-7. doi: 10.1016/j.antiviral.2013.05.006. Epub 2013 May 23. PMID: 23707220; PMCID: PMC3723705. https://pubmed.ncbi.nlm.nih.gov/23707220/
  • 50 Human Endogenous Retroviruses in Neurological Diseases. Küry P, Nath A, Créange A, Dolei A, Marche P, Gold J, Giovannoni G, Hartung HP, Perron H. Trends Mol Med. 2018 Apr;24(4):379-394. doi: 10.1016/j.molmed.2018.02.007. Epub 2018 Mar 15. PMID: 29551251; PMCID: PMC7185488. https://www.ncbi.nlm.nih.gov/pmc/articles/PMC7185488/pdf/main.pdf
  • 51 Human Endogenous Retroviruses and Type 1 Diabetes. Levet S, Charvet B, Bertin A, Deschaumes A, Perron H, Hober D. Curr Diab Rep. 2019 Nov 21;19(12):141. doi: 10.1007/s11892-019-1256-9. PMID: 31754894; PMCID: PMC6872510. https://pubmed.ncbi.nlm.nih.gov/31754894/